Blog de Comunicación de Ignacio Marin Caffarena | ¿Cómo articular la autonomía y aumentar el nivel de calidad?
17694
post-template-default,single,single-post,postid-17694,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.1.2,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Cómo articular la autonomía y aumentar el nivel de calidad?

En una gran empresa o mediana, siempre ha sido un reto difícil alinear a los propios trabajadores con la estrategia y el cambio. Desde el punto de vista de la Comunicación interna se suele gestionar con unos planes de comunicación que se limitan dejar claro los mensajes y a veces el estilo, pero no se suele plantear cuestiones fundamentales como son la autonomía y la libertad que influyen positiva o negativamente en los resultados tangibles e intangibles.

La autonomía es la libertad para poder tomar iniciativas que permitan alcanzar los objetivos de la organización, ya que parece razonable que todos lo hagan en vista de sus posibilidades. Esta es una de las tres necesidades psicológicas básicas que todos experimentamos en el trabajo, de acuerdo con la teoría de la autodeterminación de Deci y Ryan (las otras dos necesidades son la inclusión y el desarrollo personal).

Desde la infancia, se hace necesario formarse en la música como parte de la vida y como una competencia entre otras importantes, y desarrollar la experiencia y el conocimiento necesarios para una conciencia de la vida como la misión principal. La autonomía es también importante y puede ser ilimitada: qué no pasa y qué pasa en un lugar, qué hacer, qué se puede y qué no, qué es lo que no se debe abandonar; Esto se construye y plantea permanentemente. Para esto hay que desarrollar el autocontrol y la confianza, para llegar a la acción, el desarrollo personal y la atención con un enfoque de futuro. La RSC auténtica debe plantear este reto de desarrollo en este ámbito para lograr una mayor eficiencia y desarrollo personal en las empresas. Es un trabajo duro que requiere rigor pero es el precio inevitable que se debe pagar para minimizar las tensiones entre los roles y lograr loa mayores niveles de calidad y éxito. Los éxitos personales lo serán también del equipo y viceversa.

No Comments

Post A Comment